El Profesional Sanitario: único destinatario de la publicidad de medicamentos de prescripción

¡Bienvenidos a la novena entrega de nuestro Viaje por el Código de Farmaindustria! En esta ocasión, nos adentraremos en un tema crucial: la audiencia destinataria de los materiales promocionales de medicamentos de uso humano. Acompañadnos en esta nueva publicación sobre por qué el Profesional Sanitario (PS), habilitado para la prescripción, dispensación o administración, se erige como el único receptor legítimo de esta información.

¿Quién es un Profesional Sanitario?

Quien haya estudiado alguna carrera de Ciencias de la Salud, pero no es ni médico, ni enfermero, ni farmacéutico, es probable que se haya hecho esta pregunta. Según la Ley 44/2003, un Profesional Sanitario es aquel cuya formación se orienta a dotar de conocimientos y habilidades para la atención de la salud. Asimismo, esta figura está organizado en colegios profesionales oficialmente reconocidos por los poderes públicos. Esta definición es amplia, y abarca a una gran variedad de profesiones, incluidos los mencionados anteriormente, pero también aquellos con otros títulos de especialistas en Ciencias de la Salud, como psicólogos, químicos, biólogos o bioquímicos.

Entonces, de acuerdo con esta información, la pregunta está servida, ¿puedo promocionar mi medicamento de prescripción a un biólogo o una fisioterapeuta? Al ser un Profesional Sanitario, y ser este el único habilitado para recibir esta promoción, podríamos en algún momento escuchar esta pregunta. 

Sin embargo, la respuesta es rotundamente no. Únicamente se podrá hacer promoción a las personas habilitadas para prescribir, dispensar y administrar medicamentos de prescripción. Debemos pararnos y hacernos la siguiente pregunta: ¿Para qué? ¿Para qué queremos hacer promoción de nuestro medicamento de prescripción para el tratamiento de una enfermedad cardiovascular a un odontólogo? ¿Para qué queremos promocionar nuestro medicamento indicado para pacientes con fibrosis quística a una psicóloga? 

Médico como Profesional Sanitario habilitado para la prescripción, dispensación y administración de medicamentos de prescripción .

La respuesta a todas estas preguntas se resuelve rápidamente con la siguiente cuestión: ¿Se tiene la necesidad legítima de promocionar este medicamento a esta persona, que no está habilitada ni para su prescripción, dispensación ni administración? La respuesta para todos los medicamentos de prescripción es lógicamente negativa, porque la promoción de estos medicamentos solo puede realizarse con fines profesionales. Los PS que no están habilitados para prescribir medicamentos no tienen la necesidad profesional de recibir información sobre ellos.

Colectivo de enfermería: ¿Habilitado para ser destinatario?

Debido a lo expuesto en el anterior punto, el Artículo 7 del Código de Farmaindustria limita el destinatario de la promoción de medicamentos de prescripción a únicamente el Profesional Sanitario. Este punto es crucial para entender a quién debe ir destinado un material promocional.

Dentro de las personas habilitadas para la prescripción, dispensación y administración de medicamentos encontramos la figura del enfermero. El Real Decreto 945/2015, modificado por el Real Decreto 1302/2018, regula la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano por parte de los enfermeros, y, entre estos productos, se recogen los sujetos bajo receta médica.

Dentro de las personas habilitadas para la prescripción, dispensación y administración de medicamentos encontramos la figura del enfermero.

Solo algunos pueden ser prescritos por enfermeros según este Real Decreto, pero esta circunstancia plantea la pregunta crucial: ¿debería una compañía promocionar su medicamento de prescripción al colectivo de enfermería? Como se ha señalado anteriormente, es esencial reflexionar sobre la legítima necesidad de dirigir estas promociones a este grupo específico. En otras palabras, ¿tienen los enfermeros la capacidad de prescribir este medicamento? Si la respuesta es negativa, la conclusión es clara: no existe una necesidad legítima de promocionar nuestra opción terapéutica entre ellos, por lo tanto, no deberíamos dirigir nuestra promoción a este colectivo.

Por este motivo, no sería aceptable promocionar opciones terapéuticas para enfermedades cuya prescripción no está bajo su competencia. Además, es crucial que, en todo momento, se respete lo dictado por el Real Decreto 945/2015. En este contexto, hay que tener en cuenta los dos siguientes puntos:

  • Solo podrán indicar, usar y autorizar medicamentos sujetos a prescripción recogidos en los protocolos y guías de práctica clínica elaborados en el seno de la Comisión Permanente de Farmacia del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.
  • Los enfermeros deberán ser titulares de la correspondiente acreditación emitida por el órgano competente de la Comunidad Autónoma respectiva.

¿La publicidad de medicamentos de prescripción está vetada al público general?

La prohibición categórica de la publicidad de medicamentos de prescripción al público general constituye un pilar fundamental de la normativa sanitaria. Aunque en el próximo artículo se ahondará más en este punto, es vital que las compañías farmacéuticas tengan en cuenta este límite a la promoción en cualquier publicación que hagan en redes sociales. 

Esta medida es esencial para preservar la integridad de la atención médica, garantizar prácticas seguras y prevenir riesgos asociados a la automedicación o malentendidos sobre los tratamientos disponibles. Respetar rigurosamente esta prohibición se erige como una piedra angular para salvaguardar y fortalecer nuestro Sistema de Salud Nacional, asegurando la solidez de la Salud Pública. 

Descifrando el Código

En esta novena parada, hemos ahondado en principios esenciales sobre los destinatarios de la promoción de medicamentos de prescripción. La legítima necesidad ha surgido como guía ética, recordando a los laboratorios la importancia de evaluar meticulosamente el propósito de cada campaña promocional

Este criterio, respaldado por el Artículo 7, establece claramente que solo los Profesionales Sanitarios habilitados son destinatarios legítimos de estas promociones. Así, se preserva la integridad del Sistema de Salud.

¡Gracias por acompañarnos en este «Viaje por el Código de Farmaindustria»!

En próximas etapas, continuaremos explorando los fundamentos de una industria comprometida con la ética y la responsabilidad. Agradecemos tu compañía y esperamos seguir compartiendo conocimientos en nuestro próximo encuentro. ¡Hasta la próxima entrega!

Autor | Pablo Colmenarejo (Medical Governance Project Manager en Meisys)


¿Necesitas soporte en la revisión de la publicidad de tus medicamentos?

Add a Comment

Your email address will not be published.